InicioNews¿Nuevo tráfico de influencias de Uber en Catalunya?

¿Nuevo tráfico de influencias de Uber en Catalunya?

¿Nuevo tráfico de influencias de Uber en Catalunya?

En la Élite Barcelona estamos convencidos, de que Uber no ha dejado de practicar el tráfico de influencias en Catalunya y de hacerlo en diferentes ámbitos.

A diferencia de lo que sucede en otras ciudades de España o del mundo, Uber en Cataluña es una marca fracasada, que no tiene aceptación por parte de los usuarios de servicios de transporte.

Es una realidad que llevan viviendo mucho tiempo, especialmente en la ciudad de Barcelona. Fracasaron estrepitosamente cuando en 2018 Alsa puso a su disposición 120 autorizaciones VTC, con un modelo de negocio insultante para un servicio de transporte de personas, no les funcionó un negocio basado en la precariedad, con vehículos Fiat de reducido tamaño, que salvando las distancias recordaba a modelos de transporte de personas en motocarros, que se utilizan en otros lugares del mundo.

Lo intentaron posteriormente con Social Car utilizando vehículos de gama más alta, pero de nuevo volvieron a fracasar, no sin antes dejar al descubierto grabaciones y un sumario, por tráfico de influencias sobre la cúpula del Departament de Transports de la Generalitat, el conocido como caso Madí, y que será la instrucción quien determine el alcance de tales acciones o de tales intentos de corrupción.

Después de aquello, Uber decidió introducirse en el taxi del AMB como un intento a la desesperada de salvar su marca y su negocio en Cataluña, y de nuevo la ilegalidad estuvo presente desde sus inicios, incumpliendo las exigencias del IMET para cualquier intermediario digital que opere con taxis en el AMB.

A pesar de que aquello nos llevó a una movilización contra Uber, de las más importantes que se han visto en el taxi del AMB por desacato a las exigencias del IMET, a pesar de nuestras denuncias ante el Parlament de Catalunya, a pesar de que incluso fueron sancionados o como mínimo advertidos los pocos taxistas que operaban con la multinacional en situación ilegal, a día de hoy siguen operando de forma ilegal, sin identificar sus vehículos y sin cumplir todos los parámetros que se exige al resto de intermediarios digitales con la tarifa 3, aspectos sobre los que seguimos presionando y trabajando de la mano de nuestros juristas.

¿Nuevo tráfico de influencias de Uber en Catalunya?

La entrada de Uber en el taxi del AMB, nos volvió a dejar claro que ilegalidad y tráfico de influencias son el modus operandi habitual de Uber, como se vio claramente en los intentos de ACCO de coaccionar al IMET, por el simple hecho de querer hacerles cumplir la misma normativa que es exigible a cualquier intermediario digital, coacciones inducidas por Uber como lleva haciendo durante diez años con las agencias de la competencia en España.

Pero una vez más la marca Uber sigue siendo una marca repudiada y fracasada en Catalunya, algo que les resulta inexplicable e injustificable ante la opinión pública, frente a la que siempre han intentado ofrecer una imagen prepotente y autosuficiente, ayudados por otra variante del tráfico de influencias, el que se gestiona de forma mediática a través de determinados medios de información.

Uber no puede reconocer ante la opinión pública, que es una marca repudiada por taxistas y usuarios en Barcelona, condenada a fracasar y cuya única salida pasa por la manipulación, la ilegalidad y el tráfico de influencias, por otra parte nada nuevo en su ya largo historial delictivo por todo el mundo.

En ese preciso momento, es cuando Uber decide cargar contra la Élite Taxi Barcelona y acusarla frente a ACCO de estar coaccionado a los taxistas que quieren trabajar con ellos, porque de ese modo puede justificar ante la opinión pública su nuevo fracaso, algo que va más allá de la falta de taxistas para operar y que alcanza a unos usuarios que por razones obvias no confían en la marca Uber, ni con VTC’s ni con taxis, prueba de ello son los innumerables testimonios de taxistas que nos hacen saber, que sus pocos conductores, mayoritariamente se han estado «muriendo de asco» en las paradas como cualquier otro taxista y es que Uber no viene al taxi a aportar, si no a llevarse todo lo que pueda.

Los intentos de Uber por utilizar a ACCO como brazo de ejecutor de sus intereses, ya han sido contrarrestados por parte del sector, con una denuncia en la misma agencia de la competencia catalana, en lo que supone una acusación contra las plataformas, Uber, Free Now y Cabify de estar formando un cártel que pacta precios y descuentos, abusando de una posición dominante de mercado, enfocada a acabar con sus competidores, en este caso el taxi a través de sus autónomos y el resto de emisoras/apps.

Fiel a su prepotencia, Uber en un nuevo alarde ante la opinión pública comunica pocos meses después de entrar en el taxi del AMB, que de nuevo pondrá en funcionamiento su servicio con VTC’s, y justamente esta semana ya hemos podido observar como síntoma del fracaso de marca que está sufriendo, que lo que han puesto en funcionamiento es su servicio de «motocarros», con los mismos vehículos Fiat en miniatura con los que operaron en el pasado por «gentileza» de Alsa, pero en esta ocasión ya no se trata de vehículos nuevos, si no de vehículos deteriorados y rotos, que no se han molestado en reparar durante más de dos años, ofreciendo de nuevo una imagen de precariedad y poco respeto por los usuarios factores innatos a la marca Uber.

Hace pocos días el abogado reconocido militante del Partido Popular, Emilio Domínguez, ex abogado de Fedetaxi y actualmente al servicio de Uber reconocía implícitamente en un artículo a la desesperada, el fracaso del servicio de Uber en Cataluña con taxis y emplazaba a los taxistas del AMB, a seguir los pasos de muchos taxistas de Madrid, que según el abogado están trabajando para Uber y el resto de las plataformas.

No quisiéramos ver nunca en Cataluña, un escenario donde desde la política se da impulso a multinacionales como Uber con sede en un paraíso fiscal,  en detrimento de los taxistas autónomos catalanes.

Recordemos que el «bonito» escenario de Madrid, que dibuja el abogado de Uber y del Partido Popular, Emilio Dominguez, es un escenario donde desde la política se ha estado arrinconando y marginando al servicio público del taxi con la permibisilidad y colaboración necesaria desde dentro del sector, por parte del mencionado abogado, así como las ayudas económicas que durante la pandemia, han estado recibiendo las plataformas por parte de la comunidad de Madrid con cuantiosas partidas económicas de fondos públicos.

El martes día 28, hay convocada una movilización en el AMB frente a los lobbies que forman las plataformas digitales Uber, Free Now, Bolt y Cabify, y frente a las ilegalidades que Uber sigue cometiendo en el taxi del AMB, algo que está incomodando mucho a las citadas plataformas, como bien claro nos ha dejado el abogado Emilio Domínguez en su último artículo, haciendo una llamada a la rebelión y pidiendo a los taxistas que den soporte a las mencionadas plataformas.

Posiblemente el futuro nos depare un escenario, donde el sector del taxi deba exigir a la política, medidas legales para evitar que el servicio público de taxi, pueda caer en manos de multinacionales con sede en paraísos fiscales, porque ello supone en toda regla una estafa a la ciudadanía y confiamos que el comportamiento de la política catalana, diste mucho del comportamiento que el Partido Popular viene practicando contra el taxi y contra la ciudadanía en la comunidad de Madrid, no podemos olvidar las declaraciones de David Saldoni ex director de Transports, en el avispero la semana previa a las elecciones catalanas, instando a los taxistas a trabajar con Uber, a pesar de que el caso por tráfico de influencias de Uber con el Departament de Transports ya había saltado a la opinión pública.

Vamos a seguir muy atentos a los acontecimientos, porque se acerca un nuevo escenario con la finalización de la moratoria Ábalos que les obliga a reinventarse a cualquier precio, os pedimos más unidad que nunca a todos los taxistas que creen en este movimiento de lucha, que ya dura más de siete años, y donde haremos y haréis sentir a quien sea necesario, que un movimiento de lucha de autónomos frente a multinacionales, no se desactiva fácilmente y que cualquier intento en ese sentido provocará el efecto contrario al que puedan buscar.

El día 28 señalaremos a todos los que siguen intentando erosionar el sector desde dentro y desde fuera y vamos a pelear por el pan y la dignidad de las familias del Taxi como si no existiera un mañana.

ÉLITE POR Y PARA

Artículo anteriorUltimátum a AENA
Artículo siguienteLa Camorra de Uber

Interesante

Publicidad

spot_img

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies