Respuesta al artículo de Emilio Domínguez (Los traidores están nerviosos)

Emilio, el virus del taxi