Inicio Blog del Taxista Élite Taxi traslada a la Generalitat sus propuestas

Élite Taxi traslada a la Generalitat sus propuestas

Élite Taxi traslada a la Generalitat sus propuestas para la futura ley del taxi y las VTC

La asociación profesional Élite taxi, una de las entidades más representativas del sector del taxi en Barcelona y el conjunto de Catalunya, ha trasladado a la Generalitat de Catalunya un pliego de sugerencias y propuestas para incorporar al redactado de la futura Ley de Transporte de viajeros en Vehículos de hasta 9 plazas (taxi y VTC), que iniciará su trámite una vez finalizado en el día de ayer el periodo de consulta pública.

La nueva ley pretende, a diferencia de lo que actualmente sucede, regular de forma integral y convertirse en el principal referente normativo para las diferentes modalidades de transporte de viajeros que se desarrollan en vehículos turismo, es decir, con una capacidad máxima de 9 ocupantes, incluyendo el conductor.

El conjunto de medidas propuestas por Élite Taxi en representación de este sector de actividad se centran en facilitar el cumplimiento de las limitaciones impuestas al servicio de las VTC de tal forma que no se desdibujen las diferencias esenciales entre las prestaciones de las VTC y las del taxi así como asegurar mejores condiciones laborales para los trabajadores de empresas como Uber o Cabify.

La Generalitat de Catalunya ha recogido el testigo entregado por el Gobierno español cuando trasladó a las diferentes comunidades autónomas la responsabilidad y competencia exclusiva sobre la ordenación del servicio de alquiler de vehículos con conductor que operan al amparo de las licencias VTC que hacen servir multinacionales como Uber o Cabify.

Desde el pasado 11 de abril y hasta el 28 de junio se ha sometido a consulta pública el anteproyecto de ley de transporte de viajes en vehículos de hasta 9 plazas para que ciudadanos y organizaciones representativas de los sectores implicados puedan realizar sus aportaciones al texto de una futura ley que pretende, en palabras del gobierno de Cataluña, «articular un nuevo escenario de gestión y de regulación de estas actividades […] estableciendo en términos de igualdad o equivalencia con respecto a las condiciones de ejercicio de las diferentes actividades (actualmente taxi y alquiler de vehículos con conductor), de forma que ninguna de ellas resulte en una posición de ventaja competitiva injustificado por razones objetivas ».

La Ley que resulte, una vez finalizado el trámite parlamentario y conseguida su definitiva aprobación, establecerá, pues, por primera vez en Catalunya, un marco normativo integral para la actividad de las VTC que ahora mismo se regulan de forma parcial y no poco confusa a través de una serie de textos legislativos -donde se incluyen dos decretos ley y dos leyes-, generando una situación de cierta inseguridad jurídica que propicia la eclosión de conflictos entre el sector de las VTC y el del taxi como consecuencia de la insuficiente distinción entre ambas actividades y el lógico conflicto de intereses.

Marc Vilar, abogado de Colectivo Ronda que asesora de forma habitual la organización Élite Taxi, considera «una necesidad perentoria» la aprobación de una ley que «clarifique de forma definitiva cuáles son las reglas de juego para todos los operadores implicados en la actual situación, incluyendo los profesionales del taxi y las empresas que operan a través de las licencias VTC; de no hacerse con la necesaria celeridad, nos mantendremos en una permanente zona de incertidumbres que se convierte en un terreno abonado por el conflicto ».

En este sentido, el abogado de Colectivo Ronda considera que «hay que acabar con la actual inseguridad jurídica y, sobre todo, evitar que coexistan indistintamente y compitiendo por un mismo nicho de mercado un servicio hiperregulat como es del taxi, donde se determinan tarifas, jornadas, horarios, modelos de vehículos, licencias y exigencias para acreditar la capacitación con otro sector, el de las VTC, que no carga con estas obligaciones y donde prima la más absoluta liberalización.

La nueva ley debe servir para conseguir la distinción precisa y exacta entre cuáles son las competencias que corresponden exclusivamente al taxi como servicio público que es y, por el contrario, cuál es el ámbito y en qué términos pueden operar las licencias VTC hasta que dejen de ser sector antagónicos, enfrentados y pasen a complementarse mutuamente »

En este sentido, Élite Taxi ha hecho llegar un pliego de sugerencias a la Generalitat de Catalunya que consideran pueden contribuir a trazar con precisión la línea divisoria entre los diferentes servicios y evitar que continúen proliferando las denuncias respecto a las duras condiciones de trabajo del chóferes ocupados en empresas como Cabify o Uber.

Así, desde la organización del taxi se recuerda que «esta nueva ley debe servir también para proteger los derechos laborales de los conductores de las VTC frente a la voluntad desreguladora de estas gigantescas multinacionales que han hecho de la falta de derechos de sus trabajadores un importante elemento de su estrategia empresarial, imponiendo jornadas extenuantes y obligándolos bajo amenaza de sanción o despido satisfacer determinados objetivos de facturación ».

Uno de los elementos esenciales en este ámbito es, indiscutiblemente, una regulación exhaustiva en cuanto a turnos y periodos de descanso obligatorios en términos equiparables a los que se aplican a los profesionales del taxi a través de la Ley Catalana del Taxi.

«Las comunidades autónomas tienen la potestad legislativa de modificar las condiciones de explotación de las autorizaciones para vehículos VTC y, sobre esta base, hemos solicitado que la nueva ley obligue a los operadores de VTC a imponer a sus empleados períodos de descanso análogos que deben respetar los conductores de taxis favoreciendo la conciliación de la vida familiar y profesional -imposible cuando el periodo de disponibilidad de estos conductores puede superar las 12 horas diarias- y, sobre todo, protegiendo la seguridad de los propios conductores y del pasaje frente al riesgo que supone conducir en situaciones de agotamiento».

Al cumplimiento de estos períodos de descanso también contribuiría la obligatoriedad para los vehículos con licencia VTC de instalar tacógrafos, otro de las peticiones trasladadas por Élite Taxi, que no sólo tendrían la virtud de permitir comprobar si se respetan los mencionados periodos de descanso obligatorios sino también comprobar que los vehículos VTC no recogen pasaje en la calle que no haya concertado previamente su viaje y que estos retornan a su base operativa después de cada servicio, tal y como establece la normativa vigente.

Una mayor seguridad y formación de los conductores de VTC también derivaría de la exigencia, tal como Élite Taxi demanda, de que se exija a los profesionales de Uber, Cabify y otras aplicaciones similares la posesión de una «credencial profesional» obtenida mediante la superación de una prueba idéntica o análoga a la que se exige a los taxistas para poder ejercer profesionalmente.

En otro orden de cosas, la organización del taxi ha solicitado que la nueva ley establezca un recorrido mínimo de 10 kilómetros por los trayectos susceptibles de ser contratados a través de una VTC, que estos operadores estén obligados a dar publicidad a sus tarifas como lo hace el taxi y es que recupere la práctica de llegar a acuerdos entre el sector del taxi y los agentes del servicio público de sanidad para que los taxis puedan hacerse cargo del transporte sanitario no urgente en condiciones ventajosas para los usuarios y las propias finanzas públicas.

«Las peticiones trasladadas al Departamento de territori i Sostenibilitat para ser incorporadas al proyecto de ley explica Marc Vilar- tienen la doble finalidad de acotar de forma más precisa el ámbito de actuación de las VTC y evitar que la desprotección laboral de los empleados de Cabify o Uber conviertan no sólo un ataque a la dignidad del trabajo sino un elemento de competencia desleal respecto al sector del taxi.

Es importante regular la convivencia entre las diferentes modalidades de transporte para evitar las inevitables fricciones que se generan cuando existe una competición desigual porque uno de los implicados soporta una carga de regulación mucho más pesada que el otro.

Por ejemplo, si la legislación considera que un taxista no puede conducir durante 10 horas seguidas porque supone un peligro para su pasaje, para el resto de usuarios de la vía pública y para sí mismo, no es admisible que la misma exigencia no se traslade a unos profesionales que desarrollan tareas muy similares en beneficio del lucro privado de los grandes operadores de licencias VTC ».

Must Read

Comunicat Oficial / Comunicado Oficial

COMUNICAT OFICIAL ASSOCIACIONS I EMISSORES DE TAXI DE CATALUNYA SOBRE LA PROBLEMÀTICA DE LA ZONA VT DE SERVEIS CONCERTATS DE LA T1 DE L'AEROPORT...

La Audiencia Nacional decide hoy sobre la Hoja de ruta de las VTC

La Audiencia Nacional decide hoy sobre la Hoja de ruta de las VTC La Audiencia Nacional decidirá hoy miércoles si las empresas titulares de las...

Reunión con la nueva gerencia del IMET y sanciones a los VTC

Comunicado Élite Taxi Barcelona: Reunión con la nueva gerencia del IMET y sanciones a los VTC En el dia de hoy ha tenido lugar la...

Comunicado Élite Taxi Barcelona 11 de septiembre

Comunicado Élite Taxi Barcelona 11 de septiembre Desde Élite Taxi Barcelona queríamos comunicaros a todos la noticia del fallecimiento de Rudesindo Izaguirre Torne (Rude), presidente...

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies