MADI, la propuesta digital para solicitud de taxi a mano alzada

Solicitud al IMET de una regulación específica del taxi cuando se inicie el desconfinamiento

MADI, la propuesta digital para solicitud de taxi a mano alzada

El Consejo de Administración del Instituto Metropolitano del Taxi ha acordado desarrollar una funcionalidad de la aplicación APP Movilidad que permita la petición de un taxi por parte de los ciudadanos ubicados en el ámbito territorial del AMB, a modo de solicitud de taxi a mano alzada, servicio MADI.

Esta aplicación no debe prever otras funcionalidades avanzadas como la reserva de taxis programados, el pago en la aplicación o servicio de abonados.

El presupuesto contempla un gasto máximo adicional de 250.000 euros, que ya se ha notificado al AMB.

Descripción del servicio MADI

El sector del taxi del área metropolitana de Barcelona está conformado por 10.521 licencias, las que prestan el servicio a los ciudadanos mediante tres sistemas (de mayor a menor):

  • En la vía pública a través de servicios de mano alzada
  • En la red pública de paradas
  • En servicios concertados a través de radioemisoras o aplicaciones

Aproximadamente un 50% de los taxis no están adheridos a ninguna radioemisora ​​o aplicación, por lo que, principalmente obtienen los servicios a través de la recogida en vía pública de clientes, que con su mano alzada indican la necesidad de un servicio, o en la red de paradas.

Esto provoca que alrededor de un 48% del kilometraje del sector del taxi se realice en vacío buscando clientes, con el correspondiente perjuicio medioambiental. Estos datos se han visto especialmente agravados con el hundimiento de la demanda, asociado a la crisis derivada de la Covid-19, con una situación actual donde el 61% del kilometraje se realiza en vacío.

Para contextualizar, en el ámbito metropolitano los taxis realizan anualmente 662 millones de kilómetros, en comparación con los autobuses que realizan 148.4 millones de kilómetros.

El objetivo del proyecto es el desarrollo de una aplicación que atienda los servicios
es decir, con el vehículo circulando en la vía pública a la espera de encontrar un cliente.

Esta aplicación iría acompañada de medidas adicionales como la creación de una red enmallada de micro paradas, así como la prohibición expresa de obtener servicios a mano alzada en sectores de la ciudad, que han de promover un cambio de hábitos en la ciudadanía a la hora de coger un taxi.

Esto permitiría que los taxis disminuyesen el número de kilómetros en vacío, ya que generalmente se encontrarían estacionados en las paradas de taxi esperando a los clientes o en la entrada de un servicio, a través de la aplicación de mano alzada digital (MADI).

En ningún caso se sustituirían las aplicaciones y radioemisoras existentes, las cuales permiten reservar trayectos, realizar pagos anticipados, crear cuentas de empresa, etc.

Estas empresas actualmente manifiestan que no aceptan nuevos taxistas en sus plataformas, por lo que se vierte a un 50% de los taxis a trabajar de manera ineficiente y con un impacto medioambiental elevado.

El ámbito de acción de esta medida se restringiría a la atención de los servicios de mano alzada, que es la forma de prestación más habitual en el taxi. Estos servicios podrían ser peticionados a través de la aplicación, y en caso de no contar con un taxi cercano, derivaría a las aplicaciones y radioemisoras existentes las que cuentan con un sistema de concertación completo (pago anticipado, selección de conductor, etc.

Justificación e impacto del proyecto

En el contexto de la crisis sanitaria provocada por la Covid-19, el taxi ha visto reducida su facturación hasta un 60%. Esto ha provocado una situación en la que un servicio público de transporte regulado, el cual juega un papel fundamental en la movilidad urbana, se encuentre en una situación crítica.

El desarrollo de nuevos modos de inicio del servicio, como el que se propone con esta medida puede proveer de nuevos clientes al sector del taxi metropolitano, ya que la integración de este servicio en los principales agregadores de movilidad metropolitana puede amplificar el uso del servicio de taxi.

Justificación del encaje del proyecto con la transición verde

Es en este porcentaje de circulación en vacío donde pretende incidir la propuesta, ya que se estima que la prohibición de circulación sin pasaje en determinadas zonas metropolitanas, la creación de una red de micro paradas, así como el desarrollo de la aplicación influyan favorablemente.

Se estima que el desarrollo de esta medida puede revertir en parte los efectos del descenso de la demanda provocada por la situación actual, y en una situación futura de recuperación de la demanda, disminuir el porcentaje habitual de kilómetros en vacío.

Esta disminución haría que el kilometraje del sector del taxi metropolitano pasara de un total de 662,4 millones de kilómetros, a un total de 576,3 millones de kilómetros al año, para el 2024. Esto representaría una mejora de un 13% en el conjunto del kilometraje del sector, que comportarías un descenso de emisiones de aproximadamente 12.480TN.

El impacto de estas propuestas se incrementará con desarrollo de las medidas ya implantadas, como la prohibición de los vehículos de más de 10 años, la prohibición de los vehículos con motorización más contaminante y la promoción del uso de combustibles eficientes.

Todas estas medidas tendrían un sentido global, si mediante este proyecto se fomentara el uso del taxi en parada, así como los sistemas de concertación del servicio a través de las Apps.

Justificación del encaje del proyecto con la transición digital

Este proyecto, no sólo permite avanzar al sector del taxi en su sostenibilidad ambiental y económica, sino que permite que las diversas administraciones implicadas en la regulación de la movilidad obtengan un Big Data, el cual puede ser explotado en muchos ámbitos que exceden el ámbito del taxi. Alguno de los primeros proyectos, en los que la explotación de los datos anónimas obtenidas en la aplicación sería de gran utilidad, son:

  • Determinación de la ubicación de nuevas paradas en base a los puntos de demanda observados en la aplicación.
  • Estudio de las vías principales usadas por los taxistas a fin de estudiar la implantación de carriles exclusivos para taxi / bus.
  • Estudio de las curvas de oferta y demanda.
  • Estudios de congestión de los servicios viarios urbanos, velocidades comerciales, así como obtención de matrices OD (Origen-Destino) para la realización de estudios diversos.

Toda esta información no sólo serviría para estos proyectos, sino que facilitaría un mejor diseño de las políticas de la administración pública, las cuales se podrían basar en un volumen considerable de datos, que permitiría una mejor gobernanza digital.

Las competencias de regulación del taxi a nivel metropolitano afectan a un total 36 municipios, que en su conjunto cuentan con un total de 10.521 licencias de taxi, dando servicio a 3,2 millones de personas.

Se prevé que el desarrollo de esta aplicación de atención de la petición de taxis a mano alzada no sólo tendrá un efecto positivo en grandes ciudades como Barcelona, ​​donde junto con la creación de una red de micro paradas, puede permitir una reducción significativa de la circulación en vacío y en consecuencia del impacto medioambiental, sino también en los pequeños municipios.

Estos municipios, que en muchos casos no están bien cubiertos por el taxi, serán los mayores beneficiarios de la medida, dado que permitirá que ante una demanda de taxi de un usuario, cualquier taxi que se encuentre en la zona, pueda realizar este servicio.

Es por ello, que esta medida no sólo tendría un efecto sobre la sostenibilidad del sector, sino que permitiría una mayor cobertura territorial del servicio del taxi en los 36 municipios metropolitanos.

Competencia de la administración para la realización de la aplicación MADI

Tal como se ha definido anteriormente, con esta aplicación se pretende dotar de una herramienta digital que facilite el servicio a los conductores y la mejor utilización del taxi por los usuarios. Este objetivo está ampliamente recogido en la Ley del Taxi, en su artículo 30 referido a la incorporación de las nuevas tecnologías.

Las administraciones competentes en la materia deben promover, con la colaboración de las asociaciones más representativas del sector, la progresiva implantación de las innovaciones tecnológicas más indicadas, con el fin de mejorar las condiciones de prestación y seguridad de los servicios de taxi, tanto en cuanto a los medios de contratación y pago, como los sistemas de posicionamiento de los vehículos, entre otros.

En su momento, ya se implantó la obligatoriedad del TPV como forma segura de pago, y hoy podemos decir que está plenamente incorporado en la forma de gestión del servicio.

La aplicación MADI difiere absolutamente de las aplicaciones públicas de gestión de flotas privadas con pasarela de pago y otro tipo de controles.

Estas se regulan por el Decreto 314/2016 de la Generalitat de Catalunya y su objetivo es ejercer de empresas de mediación del transporte, con beneficios propios de una actividad empresarial.

En cambio, MADI es simplemente la digitalización de la mano alzada, que es una de las maneras principales de prestar el servicio taxi.

MADI, la propuesta digital para solicitud de taxi a mano alzada