InicioNewsNuestro enemigo ha roto la línea defensiva |Tito Álvarez – EliteTaxi

Nuestro enemigo ha roto la línea defensiva |Tito Álvarez – EliteTaxi

Nuestro enemigo ha roto la línea defensiva



E

En mayo de 1940 el ejército nazi lanzaba ataques sobre Holanda, Bélgica y Francia en lo que se llamó la guerra relámpago. La guerra relámpago consistía en avances rápidos y concentrados en puntos concretos buscando atravesar las líneas de defensa enemigas, para hacer retroceder a la defensa e incluso rodearla por detrás para destruirla.

Estos ataques eran llevados a cabo principalmente por tanques acorazados (las famosas divisiones Panzer) e infantería, avance terrestre que contaba con el apoyo aéreo de aviación Stuka. Fue gracias a esta estrategia que el ejército nazi consiguió en cuestión de pocos días tomar Holanda y Bélgica, atravesar la poderosa línea de defensa francesa en las Ardenas, rodeando al ejército aliado y forzándole a huir hacia el oeste provocando su masiva evacuación desde la costa de Dunquerque hacia Gran Bretaña.

A pesar de la leyenda, el éxito de estos ataques no dependió tanto del atacante, por muy audaz y brillante que este fuera, como del defensor. El ejército francés era considerado el mejor ejército terrestre del mundo, y se había especializado en estrategias defensivas, como por ejemplo mostraba la construcción de la línea Maginot.

La línea Maginot fue una muralla fortificada y de defensa construida por Francia a lo largo de su frontera con Alemania e Italia, después del fin de la Primera Guerra Mundial. Tal defensa consiguió contener con éxito el ataque del ejército nazi hasta la noche del 14 de mayo, en la que el general Charles Huntzinger retiró sus tropas de Sedan, en las Ardenas. El mismo general había rechazado apoyo aéreo dos días antes de su retirada.

Aún se especula sobre las razones por las Huntzinger mandó retirada dejando todo su armamento detrás cuando estaba resistiendo con éxito el ataque de la 2ª división Panzer del famoso comandante Heinz Guderian. Su retirada permitió a las divisiones Panzer penetrar las líneas enemigas de forma irremediable. Huntzinger, simpatizante del fascismo, fue nombrado comandante jefe de todas las tropas terrestres francesas en el nuevo gobierno francés de Vichy, colaboracionista del régimen nazi.

Aunque parezca que esta corta lección de historia no viene a cuento, creo que es de vital importancia en nuestra lucha por la supervivencia y prosperidad del sector del taxi en Barcelona, Cataluña y en España. La lucha del taxi es una lucha defensiva.

El taxi, especialmente en Barcelona, ha demostrado ser un gran estratega en su propia defensa. Sin embargo, no cabe menospreciar al enemigo que tenemos delante. Este es uno solo, con distintas marcas y apariencias, pero forma parte de un mismo ejército y tiene el mismo objetivo.

Del mismo modo que el ejército nazi atacaba a la vez desde distintos flancos y fue su penetración en el punto concreto de las Ardenas lo que le otorgó la ventaja definitiva, los enemigos del taxi como Uber, Cabify, Bolt y FreeNow atacan tanto ilegalmente con VTCs como penetrando legalmente en el mismo sector, como si de operadores normales de taxi que no buscan acabar con el sector se trataran.

Por esto último, muchos taxistas han bajado sus defensas, y gracias a ello, FreeNow, como si de una división Panzer se tratara, avanza ganando cuota de mercado en nuestro sector sin nadie que la pare, rodeando a sus enemigos, los taxistas, para poder destruirlos cuando los tenga acorralados.

Recordemos, para aquellos escépticos que piensen que FreeNow es un aliado del taxi, que esta empresa está formada por las todopoderosas firmas automovilísticas alemanas Daimler y BMW.

Estas empresas, cuyos dirigentes formaron parte del régimen nazi, se beneficiaron económicamente del trabajo esclavo de decenas de miles de personas de los campos de concentración. Su poder actual emana, no en una medida desdeñable, de ese apoyo al fascismo, por el que nunca pagaron.

Actualmente, buscan dominar el escenario del transporte a nivel europeo a todos los niveles. Uno de sus planes es el acabar con las tarifas reguladas del taxi y también con la limitación del número de licencias de taxi, cosa que hundiría el precio de nuestras licencias irremediablemente. Esto lo expresan con claridad en la página web del lobby de presión que han creado en Bruselas junto a Uber y Bolt, llamado Move EU.

Los que no me crean pueden acceder a su página web (aquí) y ver como ponen de ejemplo de políticas negativas que son un obstáculo para su negocio las conquistas del taxi de Barcelona con las frases textuales siguientes:

Las restricciones cuantitativas sobre el número de licencias crean una escasez artificial

  • Limitar el número de licencias no permite satisfacer la creciente demanda de movilidad y aumenta el precio para los pasajeros. En España, existe una cuota de solo 1 licencia VTC para 30 licencias de taxi, lo que restringe tanto los taxis como los VTC. De manera similar, otras ciudades tienen restricciones vigentes.
  • La imposición de un tiempo mínimo entre el pedido y la llegada del automóvil (precontratación) es un gran obstáculo para desarrollar una actividad viable de transporte compartido. Esto es especialmente cierto en la región de Barcelona en España donde la Generalitat de Catalunya ha impuesto un tiempo mínimo de espera de 15 minutos para la categoría VTC.
  • Los Países Bajos, Finlandia e Irlanda han introducido regulaciones que fomentan la competencia, que permiten a los conductores operar como VTC y taxistas. Portugal ha podido implementar una regulación equilibrada del sector VTC.
  • Para fomentar la competencia, las tarifas deben ser flexibles, basadas en la oferta y la demanda. Este «precio dinámico» es una parte esencial del modelo empresarial de los miembros de Move EU.

De hecho, FreeNow ya actúa desvergonzadamente contra el taxi en nuestro país vecino, Francia, donde trabaja con VTC y presume de tener un mejor servicio que el taxi y mejores precios. FreeNow, por tanto, no es más que un Uber con piel de cordero.

Hemos llegado muy lejos para que lo echemos todo a perder cuando estamos a punto de ganar. Esta en nuestra mano reorganizar nuestras defensas y ganar esta última batalla. Y si hace falta señalar a los traidores que han sido sobornados por el enemigo, lo haremos pacíficamente, pero no sin fuerza. No les saldrá gratis forrarse difamando y arruinando al resto de familias del taxi.

A los taxistas de buena fe: ¡hay que dejar de trabajar con aquellos que explícitamente persiguen la destrucción de nuestro sector! Estamos a tiempo de que Barcelona no sea la batalla de las Ardenas para los nazis que nos invaden, sino que, en cambio, sea su Stalingrado, la batalla donde el hundimiento del imperio nazi quedó sellado. Si crees que podemos seguir haciendo historia, únete a la movilización del próximo martes.

Nuestro enemigo ha roto la línea defensiva

Interesante

Publicidad

spot_img

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies