InicioComunicadosEl taxi al límite y en alerta máxima

El taxi al límite y en alerta máxima

El taxi al límite y en alerta máxima

En el día de ayer se nos hizo saber que Uber ha solucionado los «problemas», que le impedían cumplir con todos los parámetros técnicos que el IMET exige a todas las apps, en la aplicación de la tarifa (3) de precio cerrado.

Por parte de Élite Barcelona, nuestra intencionalidad respecto al mayor enemigo del taxi en su historia no cambia un ápice. Para nosotros como para una aplastante mayoría del sector, Uber sigue siendo non- grata en Barcelona.

Hace apenas unas semanas, Uber decidía como hace siempre a lo largo de su historia, incumplir las reglas del juego establecidas para todos por igual, y desafiar al IMET abriendo su aplicación para los taxis. Transcurrido ese tiempo, y después del gran ridículo ante el sector y la opinión pública, que ha supuesto no disponer de taxis para operar, es que Uber ha decidido cambiar el discurso de apelación y rebelión contra las reglas del IMET, para bajarse los pantalones y poder decir ante la opinión pública, que ahora sí cumple con las reglas del juego, establecidas por igual para todas las apps.

Una excusa para justificar un fracaso, que hasta ahora no había experimentado en ninguna otra ciudad.

El reality show de Uber nos deja latente otra realidad, el IMET es un organismo diseñado y capacitado, para someter únicamente a los taxistas, los verdaderos propietarios de las licencias de taxi, pero no para someter a las reglas de juego colectivas a cualquier otro actor no taxista especialmente empresas, que decidan establecer su negocio en el sector del taxi.

No existe un régimen sancionador mediante el cual Uber debería pagar por su desobediencia a la administración. Ha llovido demasiado, más de 10 años desde que MyTaxi y Hailo desafiaron las reglas del juego hasta entonces establecidas para todas las radioemisoras y taxistas, mientras al mismo tiempo pudieron servirse de aquellas otras reglas que si le beneficiaban, con la complicidad de la administración IMET. A partir de ese momento se desarrolló un reglamento de radioemisoras, que como podemos comprobar muchos años después, es inoperante en su esencia y no sólo en cuanto al régimen sancionador.

Por todo esto, nuestro grado de presión y exigencia va a ir en aumento, porque si bien es cierto que legalmente el IMET puede ponerse de perfil en estos aspectos sancionadores, también es cierto que se está poniendo de perfil en muchos otros aspectos que perjudican gravemente al sector del taxi, y la paciencia tiene un límite.

En primer lugar, vamos a exigir tal como contempla el reglamento del taxi, la identificación externa de cualquier taxista que pudiera tomar la mala decisión de trabajar con Uber, y no lo haremos ni con cartas, ni por las redes sociales, lo haremos mediante el único idioma que conocen las administraciones, mediante la presión en las calles y siendo señalados ante la opinión pública.

A nuestro sector le sobran motivos y le ha sobrado paciencia, para exigir que se cumpla la ley, y esto es algo que no sirve únicamente para Uber, puesto que Cabify también está incumpliendo la ley con sus VTC’s.

Por algún motivo fácilmente imaginable, a Cabify se le está dando carta blanca para circular geolocalizado por las calles de Barcelona, para estacionarse indefinidamente y captar en la vía pública, para no respetar los días de descanso obligatorio y para saltarse la pre contratación, todos ellos requisitos legales que diferencian a ambos sectores y que Cabify está pisoteando cada vez más, hace unos meses sus conductores se estacionaban y se escondían a pocos metros del vehículo, hoy día permanecen tranquilamente estacionados en sus vehículos, convencidos de que la ley no existe para ellos en Barcelona, porque alguien los está protegiendo.

La presión y el paquete de exigencias irá en aumento, porque el taxista sale a la calle en momentos muy difíciles y agónicos, pero tener que aguantar además delante de sus ojos, como pisotean los pocos derechos que tiene, frente a tantas exigencias y obligaciones, va a llevar al sector a una situación límite ante la cual las administraciones tendrán que responder y la Élite Barcelona estará al lado de ellos y frente a las administraciones.

Nuestro trabajo de pedagogía con taxistas y flotas seguirá su curso, el trabajo de control de aquellos taxistas que pudieran decidir unirse al peor enemigo del taxi, seguirá su curso también para conocimiento de todo el sector, y para poder seguir haciendo pedagogía con ellos.

El siguiente paso al respecto, será presionar y exigir la identificación externa de cualquier taxi que pueda cometer el error de unirse a Uber, porque el taxista tiene unos códigos y reglas de honor, que no están escritas pero que se respetan en las calles de Barcelona, y en el momento que un taxista decida romperlas y traicionar a sus compañeros uniéndose a Uber, otorga toda la legitimidad moral a cualquier taxista, para no respetar ningún código no escrito con los traidores que no tienen principios morales para con sus compañeros.

Estamos frente a un nuevo capítulo de la batalla por la defensa del sector público del taxi, frente a las empresas que tributan en paraísos fiscales, que precarizan el trabajo, que invaden deslealmente otros sectores, y frente a aquellos que pueden vivir en la delincuencia permanente y al mismo tiempo ser homenajeados constantemente, por medios y administraciones.

Todos ellos han de tener clara una cosa, el sector del taxi del AMB va a defender sus derechos con uñas y dientes como siempre ha hecho, pero además lo hará en un momento donde las provocaciones han sobrepasado ya todos los límites admisibles por la dignidad humana.

Queda claro que las VTC’s no es una prioridad para la Guardia Urbana ni Mossos y queda claro que la ley no es igual para todos, es por eso por lo que no nos dejan otra salida que volver a las calles a denunciar públicamente que en Barcelona solo se le exige cumplir la ley a los Taxis y a las VTC’s por algún motivo que desconocemos se les deja incumplir la ley sistemáticamente y actuar con total impunidad.

Desde hoy Élite Barcelona se pone a trabajar para ponerlo todo PATAS ARRIBA hasta que en Barcelona se cumpla la ley.

ÉLITE POR Y PARA.

El taxi al límite y en alerta máxima

Interesante

Publicidad

spot_img

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies